O IDHM

O IDHM é obtido pela média geométrica dos três subíndices das dimensões que compõem o índice: longevidade, educação e renda.

Obtención de los datos

    Pese a que se recaban por hogar y concierne a personas, los datos de los censos se publican únicamente en forma agregada para evitar la divulgación de información privada. En el caso de las informaciones que constan en el cuestionario aplicado al universo de hogares, hay datos disponibles para los sectores censales. En el caso del cuestionario de la muestra, de donde se obtiene la mayor parte de los indicadores del Atlas, se dispone apenas de los datos de las áreas de ponderación.

    Para tener acceso a los datos del cuestionario de la muestra para divisiones espaciales diferentes de aquellas correspondientes a las áreas de ponderación, los usuarios deben elaborar un proyecto con la nueva agregación propuesta y someterlo a la evaluación del IBGE, cumpliendo los requisitos de fiabilidad estadística y obedeciendo a determinados criterios que serán rigurosamente evaluados por un comité técnico. Entre dichos criterios, destaca principalmente la exigencia de que las áreas creadas tengan al menos 400 hogares particulares permanentes para el muestreo.

    Una vez aprobado el proyecto con la creación de nuevas divisiones espaciales para la extracción de datos, los usuarios usan una sala especial del IBGE, conocida como sala de acceso a datos restringidos, donde tienen acceso a los microdatos de los censos según su agregación espacial. A continuación, se someten los resultados agregados extraídos de los microdatos a una evaluación de coherencia por parte del IBGE antes de entregárselos al usuario.

    Este fue el proceso seguido por el equipo del proyecto para obtener los indicadores del Atlas de Desarrollo Humano en las Regiones Metropolitanas para las divisiones espaciales llamadas Unidades de Desarrollo Humano (UDH).

¿Qué es un sector censal?

    El sector censal se compone de áreas contiguas delimitadas para cumplir con los parámetros del muestreo y con fines de control catastral. Es un sector situado en una sola área urbana o rural, cuyo número de hogares y dimensión territorial se define de tal forma que los datos puedan ser recabados por un único encuestador.Se define en función de la ruta del encuestador observando las barreras físicas y la lógica de las direcciones. Su configuración se asemeja a las rutas de los lectores de medidores de agua y suministro eléctrico, de los códigos postales o de la recolección de basura (generalmente en cuadras de los centros urbanos, edificios muy altos, etc.). Por consiguiente, tiende a ser más homogéneo en las áreas de mayor densidad poblacional y menos en las áreas menos pobladas.

¿Qué es un área de ponderación?

    El área de ponderación es la unidad geográfica compuesta por un grupo de sectores censales contiguos con el fin de aplicar los procedimientos de calibración de las estimaciones emanadas del muestreo con los datos conocidos sobre la población en conjunto.

Criterios para la división de las UDH

    Se delimitaron las UDH buscando producir áreas más homogéneas, en términos socioeconómicos, que las áreas de ponderación del IBGE. Estas unidades se constituyen con el fin de reflejar mejor la diversidad de situaciones relacionadas con el desarrollo humano que se producen dentro de los espacios intrametropolitanos, sobre todo en sus grandes municipios, con el fin de revelar aquello que ocultan los promedios municipales agregados, tales como se presentan en el Atlas de Desarrollo Humano Municipal.

    Mientras que la lógica de las áreas de ponderación del IBGE responde a requisitos técnicos relacionados con el proceso de recolección y muestreo, las UDH, mediante divisiones espaciales que presentan una mayor homogeneidad socioeconómica, están pensadas para facilitar el análisis espacial de las regiones metropolitanas (RM) con el fin de ilustrar las desigualdades intrametropolitanas de manera más fehaciente.

    Para someter esas nuevas divisiones espaciales al análisis y aprobación del IBGE no se utilizó ningún modelo econométrico que permita constituir UDH en todas las RM del país. En efecto, las características de vida urbana/metropolitana se traducen en configuraciones socio-espaciales muy diversas, y la homogeneidad obtenida por medio de una variable A o B no sería necesariamente igual (o delimitaría la misma área) si se midiera con otra variable, cuenta habida, por lo demás, de que los sectores censales ya implican cierto nivel de heterogeneidad. Cada lugar tiene su morfología y su historia de ocupación del espacio urbano.

    Así, además de las posibilidades relacionadas con el análisis de las variables disponibles para todos los sectores censales (que podría contemplarse en algún modelo econométrico), se dan distintas situaciones que alteran los datos de los sectores censales (tales como la existencia de un condominio vertical único que altera el promedio de los datos de un sector censal) y las características de la ocupación urbana (tales como la edad y el perfil de los asentamientos), y que podrían no ser aprehendidas, por ejemplo, por la variable ingreso y, por consiguiente, interferir en los indicadores socio-demográficos de las UDH. De ahí que fuera necesario elaborar UDH específicas para cada RM que tomaran en cuenta las especificidades de cada espacio metropolitano considerado.

Validación local

    En el marco del proceso de delimitación de las UDH, hubo que recurrir a los conocimientos y la colaboración técnica de instituciones e investigadores de todas las RM abarcadas por el Atlas para que estos propusieran, a partir de una base de datos socioeconómicos delimitados por sectores censales (se proporcionaron datos del censo-universo como ingreso y número de baños de los hogares), una configuración de divisiones espaciales intrametropolitanas más homogéneas que satisficieran las exigencias técnicas del IBGE.

    Además, estas nuevas unidades espaciales también debían ser reconocidas gracias al uso de denominaciones ya utilizadas por la población. En la medida de lo posible, las unidades debían componerse de agregaciones de sectores censales que presentaran áreas contiguas con el fin de facilitar su nomenclatura y reconocimiento.

    Así, la constitución de las UDH fue una labor que requirió la articulación de un conjunto dinámico de colaboradores (articulados a través de la Plataforma Ipea de Investigación en Red – Red Ipea). A dichos colaboradores se encargó la configuración de estos espacios intrametropolitanos según los criterios y exigencias del IBGE, los que debían ser lo más homogéneos posible, en términos socioeconómicos (homogeneidad) y contiguos (contigüidad) y que fueran reconocidos por la población local (identidad).

Limitaciones

    En el proceso de elaboración de las áreas que conforman las UDH, se observó que, en muchos casos, era difícil respetar uno de los criterios del IBGE para extraer los datos del cuestionario de la muestra (un mínimo de 400 domicilios privados permanentes encuestados) a las vez que se observaba el criterio de homogeneidad socioeconómica y de perfil de ocupación urbana deseado.

    Debido a esta limitación técnica, la elaboración de las UDH se llevó a cabo en dos etapas:

    - En la primera, se debería respetar los criterios de homogeneidad, contigüidad e identidad, sin respetar necesariamente el criterio de conformar áreas con al menos 400 domicilios privados encuestados (aunque fuera lo ideal). El resultado de esta etapa fueron las divisiones generadas y propuestas por los coordinadores del Atlas y que fueron validadas por los colaboradores de la Red Ipea y otros. Son las divisiones que corresponden a las UDH tal como se presentan en el Atlas de Desarrollo Humano de las Regiones Metropolitanas

    - En la segunda etapa, con miras a la extracción de los datos, se ajustaron las divisiones definidas en la primera etapa para respetar los criterios del IBGE de un mínimo de 400 domicilios privados permanentes encuestados por cada división. Así, cuando las UDH generadas en la primera etapa no respetaban este criterio, fueron agregadas a otras UDH que presentaban las mismas características en términos socioeconómicos y de perfiles de ocupación urbana. Este proceso de agregación se adoptaba hasta alcanzar el nuevo tamaño mínimo de la división de 400 domicilios privados permanentes encuestados. Al final, esto equivalía a generar nuevas áreas de ponderación con una mayor homogeneidad socioeconómica pero sin contigüidad.

    Este procedimiento se justifica, por ejemplo, cuando se registran pequeñas villas o favelas situadas en barrios de altos ingresos o, al contrario, en los casos en que existen condominios de lujo en barrios con población de ingresos bajos o con características domiciliarias muy distintas.

    La agregación de las UDH se realizó de forma independiente para los años del 2000 y 2010. De hecho, las características de homogeneidad en términos socioeconómicos y de perfiles de ocupación urbana (que justificaron la agregación de un conjunto de UDH en una misma división para fines de extracción de datos en el 2000) no presentaron necesariamente un proceso de transformación similar una década más tarde (lo que implicó la necesidad de nuevas agregaciones para el año 2010).

    De esta forma, los datos relativos a una UDH que ha sido agregada por los motivos descritos anteriormente no son exclusivos de ella, sino que son promedios del conjunto formado junto a otras UDH homogéneas (en términos socioeconómicos y de perfiles de ocupación urbana) para respetar los criterios de confiabilidad estadística del proceso de extracción de datos.

    Por este motivo, las UDH cuyos datos se obtuvieron en conjunto comparten los mismos indicadores, excepto aquellos emanados del censo-universo (como la población y el analfabetismo), para los cuales es posible obtener informaciones sin considerar el criterio de un mínimo de 400 domicilios privados permanentes encuestados

    En la sección de descargas de la plataforma es posible obtener informaciones detalladas sobre las agregaciones de las UDH realizadas en el 2000 y en 2010 por cada Región Metropolitana

    Otra observación importante sobre la elaboración de las UDH tiene que ver con los municipios pequeños que forman parte de las RM. Los municipios que tienen una población pequeña, con una única área de ponderación, generalmente también corresponden a una única UDH. De esa forma, sus indicadores corresponden a aquellos observados para el municipio como un todo, dada la imposibilidad de dividir su espacio, pese a que se reconozca la existencia de desigualdades socioespaciales en su territorio.

División regional

    En la elaboración de las UDH que figuran en el Atlas y en la eventual agregación de las UDH para fines de extracción de los datos de la muestra, en los municipios donde había divisiones regionales compatibles con la malla de sectores censales del Censo Demográfico de 2010 se respetaron dichas divisiones, de manera que los indicadores están disponibles para niveles territoriales (regiones administrativas y regionales, distritos, subalcaldías, etc.) intermediarios, inframunicipales, que corresponden a agregaciones de las UDH que componen dichos niveles.

Fuente de los datos

    Censos Demográficos del IBGE.